¿Puedo construir una casa prefabricada en terreno rústico?

¿Puedo construir una casa prefabricada en terreno rústico?

La posibilidad de construir una casa prefabricada en terreno rústico es una de las consultas habituales con las que nos encontramos por parte de los usuarios. El ejemplo es el siguiente: una familia tiene en propiedad una parcela en suelo no urbanizable y le surge la duda sobre si existen condiciones urbanísticas más favorables para la construcción de una casa si ésta es prefabricada. En este sentido, el hecho de que este tipo de construcciones se ejecuten en seco, es decir, mediante el montaje, da a lugar al pensamiento que, como son más fácilmente desmontables, pueden gozar de menores restricciones urbanísticas. ¿Es eso verdad?

Una vivienda prefabricada en terreno no urbanizable continúa siendo una vivienda

La respuesta clara y directa es que no existen diferencias. La construcción de una casa en suelo no urbanizable goza de idénticas condiciones urbanísticas ya sea ésta una construcción tradicional o prefabricada. Las restricciones urbanísticas de los terrenos rústicos son respecto al “uso” de la vivienda que se pretende instaurar, y no respecto a su sistema constructivo. Por lo tanto, en aquellos terrenos donde no se admita la construcción de viviendas no nos servirá, para obtener la licencia de obras en el Ayuntamiento, que objetemos que nuestra construcción será una casa de madera, u otro tipo de construcción prefabricada, ya que, a efectos legales, es lo mismo.

Cabe tener en cuenta que el planeamiento urbanístico en España es bastante restrictivo en este asunto, con pequeñas diferencias entre las normativas de las diferentes comunidades autónomas. La idea general es que el tipo de suelo “natural” para edificar una vivienda sea el suelo urbano, ya que es el que dispone de todas las condiciones y servicios necesarios para este uso. Fuera del suelo urbano, la mayoría de las viviendas que nos podemos encontrar en suelo rústico ya existían antes de la aplicación de la normativa urbanística actual.

¿Qué construcciones se admiten en suelo rústico?

El suelo rústico o no urbanizable el uso dominante es el agropecuario. Por lo tanto, es mucho más fácil obtener licencia de obra para construcciones de este tipo. Un almacén de uso agrícola, por ejemplo, normalmente no tendrá problemas para ser construido si se encuentra en una parcela con algún tipo de explotación agrícola. En este caso hipotético, la construcción de un almacén se podría realizar tanto en construcción prefabricada como en construcción tradicional. Cabe destacar que en suelo no urbanizable son también admisibles otros usos (hotel, camping, deportivo…) que requieren de permisos con tramitacions más complejas.

¿Son las casas móviles una solución para las viviendas en suelo rústico?

Las casas móviles son aquellas que se pueden desplazar del lugar donde están implantadas. Las hay de diferentes tipos. Están aquellas que se asemejan a las autocaravanas o roulottes tradicionales, y también otras con una apariencia y configuración más parecidas a las casas tradicionales. Las hay autosuficientes, con capacidad de acumular el agua en depósitos propios, y la electricidad en baterías. También el sistema de saneamiento es propio, con un depósito donde se acumulan las aguas sucias. Un punto a favor de este tipo de casas es su gran libertad y versatilidad. Un punto en contra es el engorro de no poder conectar a una red de servicios, haciendo necesario, en caso de un establecimiento prolongado, el uso de cubas y la recarga de baterías.

Por lógica, este tipo de casas pueden burlar la normativa urbanística, ya que pueden implantarse sin acometidas de servicios. Eso no impide, en cambio, que el Ayuntamiento de turno pueda abrir expediente disciplinario si considera que se está haciendo trampa. Es decir: que se lleva a cabo un uso indebido de “vivienda” en un suelo no autorizado para ello. Si esto sucede, seguramente podrás evitar la sanción si mueves rápidamente tu casa hacia otro sitio, pero, claro, ello te puede conllevar algún problema, como el de tener un lugar dónde dejarla.

Consejos. Las viviendas y el suelo no urbanizable

El primer consejo que te podemos dar es que, si tienes una parcela de suelo rústico, antes de hacer nada, consultes al ayuntamiento de la localidad donde se sitúa tu parcela. Esa consulta muchas veces puede ser telefónica. Si quieres tener constancia escrita de la respuesta, también puedes pedir un certificado urbanístico. Cuando tengas esa información, puedes valorar tus opciones, de acuerdo con lo que tú necesitas y lo que dispone la norma urbanística.

También es un buen consejo que antes de hacer nada definitivo busques  el asesoramiento de un arquitecto de la zona, que esté acostumbrado a tratar con ese ayuntamiento en particular y que conozca las particularidades de su normativa urbanística. Es muy probable que un técnico con experiencia en casos similares en el mismo pueblo tenga la mejor información sobre cómo abordar tu proyecto para hacerlo posible. ¡Mucha suerte! 🙂